Disfruten de su relación

El sexo y el erotismo no son lo mismo, según Esther Perel

3 min de lectura
Esther Perel discute una muy importante distinción entre el sexo y el erotismo, el último siendo exclusivo de los humanos.

Una forma de distinguirlos, una profunda distinción, es que los animales tienen sexo. Es su naturaleza, es su necesidad primaria, es su instinto, es procreativo.

Nosotros, en cambio, tenemos una vida erótica. Nosotros transformamos la sexualidad y la socializamos a través de nuestra imaginación y el agente central del acto erótico viene de nuestra creatividad, de nuestra imaginación, de nuestra habilidad de renovarnos, de anticipar, de imaginarnos en un acto en el cual tenemos un gran momento con orgasmos múltiples sin tocar a nadie, solo porque nos imaginamos en él.

Podemos imaginarnos en el acto sin actuarlo. Es la cultivación del placer por sí mismo. Pero la modernidad redujo el significado del erotismo a su esencia sexual, cuando, históricamente, los místicos miraban al erotismo como la capacidad de mantener la vitalidad, la energía, la vibración, la fuente de la vida.

Cuando escucho a las parejas quejarse sobre su vidas sexuales, dice Perel, ellos a veces querrán más sexo, pero siempre quieren mejor sexo.

Y el mejor sexo es re-conectarse con esa cualidad de renovación, de jugueteo, de curiosidad, de misterio, de trascendencia. Eso es parte de lo erótico. Eso es la inteligencia erótica.

En eso me he enfocado con las parejas para ayudarlas a desarrollarla, no es desempeño ni estadísticas. No en qué tan seguido, qué tan duro, cuántas veces.

Lo erótico es profundamente improductivo.

En su estado radiante, es un momento de interludio. Entre todos lo momentos improductivos de nuestras vidad, cuando solo te estás sintiendo bien porque sí y esa una muy diferente concepción de la sexualidad, ya no es algo que haces, sino un espacio al que entras, un lugar al que vas.

Concentrado en ti mismo y en otra persona, ¿a dónde estas viajando? ¿a donde te lleva? ¿Qué expresas ahí? ¿Con qué partes de la vida, del misterio, de los estados espirituales te conectas? Esa es una cuestión muy diferente mirando el significado del sexo, en vez de hacer sexo.

 

Primero que todo, cuando eres creativo, usualmente eres erótico.

Te sientes vivo, radiante, vibrante, a veces muy confiado, a veces no tan confiado, sientes dolor pero te sientes vivo, así que puedes vivir estos dos extremos. La creatividad y el erotismo están muy interconectados, por eso en la historia lo llamábamos «Las Artes Eróticas», no lo llamábamos Inteligencia Erótica de la forma en la que hoy nuestro concepto organizador lo establece y este encaja en nuestros tiempos.

Así que la creatividad es ir más allá de los límites, de lo linear; es expansión, es conectar puntos que tal vez no son tan obvios de conectar y luego crear una nueva realidad con ellos.

Nuestra inteligencia erótica juega en líneas muy similares, te lleva más allá de tus limites, te lleva a una realidad que usualmente solo existe en la imaginación y en la que muchos fantasearemos con cosas que jamás haríamos en la vida real. De hecho nos revelaríamos en contra de ellos.

Pero hay algo en ir mas allá de nuestra consciencia, de nuestras definiciones, de nuestros limites, que se llama trascendencia y es en muchas maneras parte de la experiencia erótica, por eso se siente muy creativo.

La creatividad también acepta la novedad y la novedad no se trata de nuevas posiciones. Se trata de a quien traes a la experiencia, qué concentras ahí. Diría que los dos -erotismo y creatividad- son expresiones profundas de libertad y de expresión individual, de soberanía.

No puedes forzar la creatividad así como no puedes forzar el deseo. Puedes forzar a alguien a tener sexo, pero nunca puedes forzarlo a quererlo.

El deseo es una de las últimas cosas que todavía se mantiene profundamente como parte de nuestra soberanía y libertad. Y en ese sentido se encuentran perfectamente.

Comentarios

Powered by Facebook Comments